Índice de contenidos

San Petersburgo, la ciudad de los Zares

Hoy nos adentramos por primera vez en Rusia ;) Veníamos de estar una semana por Estonia así que tras dejar el coche de alquiler atrás, nos subimos en un tren que nos llevaría desde Tallin hasta San Petersburgo.

La ciudad ha sido testigo de innumerables episodios históricos, desde la Revolución rusa hasta el asedio alemán durante la Segunda Guerra Mundial. Construida a lo largo del delta del Río Neva, es, quizá, la más europea de las ciudades rusas, diseñada por arquitectos franceses como una ciudad soberbia y contemporánea, sigue conservando un aire auténticamente señorial.

Antes de subir al tren teníamos la idea preconcebida (no sabemos por qué) que sería un tren viejo y lento, pero…todo lo contrario. Disponía de wifi y estaba completamente nuevo. Nosotros sacamos el billete del tren en la misma estación de Tallin, fuimos sobre la marcha y reservamos el siguiente que había disponible.  Cuando llegamos a la frontera con Rusia, nos paramos y estuvimos unos 45 minutos con los trámites de los pasaportes. Se subieron al tren varios policías con perros, nos cogieron los pasaportes de todos los viajeros y se los llevaron a una oficina que había enfrente. Mientras tanto no hacíamos nada, simplemente esperar.

Quizás pueda parecer un poco extraño, al fin y al cabo te quedas sin tu pasaporte durante un rato y no tienes ni idea dónde puede estar. Enfrente nuestro había una pareja de americanos que estaba muy sorprendidos por todo lo que estaba “ocurriendo” pero al fin y al cabo esto es Rusia y a medida que pasen los días en el país os iréis dando cuenta de cómo funcionan. Al cabo de un rato, los mismos policías de 2m de altura volvieron a subirse para devolvernos la documentación:) y continuamos nuestro viaje.

Tras unas horas disfrutando del traqueteo llegábamos a la antigua capital de los zares; una urbe de 300 años de antigüedad: San Petersburgo.

9 cosas geniales para hacer en San Petersburgo

San Petersburgo es una ciudad enorme, con más de 5mill de habitantes; las distancias son largas pero el metro funciona muy bien. Culturalmente hay muchas opciones con lo que aprovechamos al máximo nuestros 3 días en la ciudad para ver palacios, museos e iglesias principalmente.

**Tenemos que decir antes de nada que perdimos casi todas las fotos de este viaje con lo que las pocas que veréis no son de buena calidad pero  pero esperamos que los textos os ayuden y sino,  siempre nos podéis preguntar**

Os contamos lo que nos pareció más destacado para visitar:

  1. PERDERSE EN EL MUSEO HERMITAGE

Nuestro recorrido por la antigua Leningrado comenzó en el excepcional museo del Hermitage, uno de los lugares más visitados de la ciudad. Se trata de uno de los más importantes museos del mundo. En sí, el edificio, una espectacular construcción en tonos verdes y blancos fue realizado en el siglo XVIII como “Palacio de Invierno” del zar.  A Jesús, un enamorado de la historia, le impresionó estar en el lugar donde dio comienzo la Revolución Rusa en octubre de 1917.

Por lo demás resulta imposible ver en unas horas toda la colección de pinturas, nosotros estuvimos casi una mañana y como todo en Rusia… ¡es realmente grande!, así que si vais justos de tiempo os recomendamos las salas 207 a 229 sobre arte italiano, 239-240 con algunas obras espléndidas de Velázquez y otros pintores españoles o las salas 244-247 sobre arte flamenco; también las salas 333 a 350 con una espectacular colección de pintura de los siglos XIX y XX con destacados cuadros de Picasso,  Matisse y Gaugain destacando la colección de Tahití.

Justo en una de las salidas del museo, no puede faltar una visita a la Plaza del Palacio (Dvortsovaya Ploshchad), uno de los espacios abiertos más monumentales de la ciudad, que alberga la columna de Alejandro, que conmemora la victoria del zar Alejandro I sobre Napoleón en 1812.

Museo Hermitage San Petersburgo
Museo Hermitage

2. VISITAR LA FORTALEZA DE PEDRO Y PABLO, UNA CIUDAD DENTRO DE OTRA

Construido en 1703, es el edificio más antiguo de la ciudad. Se puede llegar fácilmente en metro desde el centro de la ciudad (estación Gorkovskaya).

Se trata de una imponente fortaleza con impresionantes vistas al río Neva; dentro de sus murallas podemos visitar la catedral de San Pedro y San Pablo, donde están enterrados los zares, el campanario, que con 122 metros de altura es todavía hoy la construcción más alta de la ciudad  y algunas casas convertidas en museo

Cuando fuimos nosotros además había una exposición temporal de artilugios creados por Leonardo Da Vinci que nos resultó super curiosa.

3. DELEITARSE CON LAS ESTACIONES DE METRO

Si bien Moscú tiene fama mundial por sus bonitas estaciones de metro, el metro de San Petersburgo no se queda atrás. Lo iréis viendo a medida que vayáis serpenteando por sus galerías y estaciones, algunas de ellas parecen auténticos museos.

Ah! Por cierto, el metro de esta ciudad es el metro más profundo del mundo llegando a tener estaciones a más de 100m de profundidad.

4. EXPLORAR LA AVENIDA ALEXANDER NEVSKI (NEVSKY PROSPEKT)

Se trata de la calle más famosa de la ciudad y casi de toda Rusia; si os alojais por el centro  pasareis varias veces por ella ¡segurísimo!.

La avenida se diseñó en el siglo XIX y a principios del siglo XX ya era uno de los bulevares más espléndidos de toda Europa; en ella podemos encontrar fabulosos palacios , tiendas de ropa y boutiques y una gran variedad de restaurantes tanto internacionales como rusos. Coches de gran cilindrada siendo adelantados por viejos coches soviéticos, artistas callejeros, vagabundos, multimillonarios y militares, recorrerla significa contemplar la verdadera alma de la Rusia contemporánea.

Como anécdota durante nuestra estancia se realizó la operación de reasfaltado de la calle, 4 kilómetros de calle y 5 carriles de anchura, el proceso comenzó el sábado y el domingo los coches ya estaban circulando otra vez…¡Así es Rusia!

5. PASEAR POR LOS CANALES DE LA CIUDAD

San Petersburgo fue construida en la desembocadura del río Neva…¡y se nota! Toda la ciudad se asienta sobre canales que pueden ser recorridos a bordo de barcos. Al final de Nevsky Prospect podemos encontrar embarcaderos para recorrer la ciudad y contemplar sus encantos desde una perspectiva diferente.

Con tantos canales es normal que existan multitud de puentes, hasta 340, algunos de ellos merecen por sí mismos una visita.

El Anichov Most, con sus caballos encabritados, el Bankovsky Most de grifos dorados y el Lvniny Most, decorado con leones….la mejor forma es que los visitéis pasando por debajo de ellos…¡una experiencia que recordaréis siempre!

Rio Neva San Petersburgo
Río Neva

6. ENCONTRAR LA HERENCIA COMUNISTA

Nos sorprendió encontrar tantas referencias al pasado comunista del país.

Diríamos que los rusos tienen un extraño sentimiento de amor y odio a la época comunista. Muchos edificios tienen todavía símbolos soviéticos.  El Museo del Bloqueo (metro Chemyshevskaya) nos ilustra sobre las condiciones de vida durante el sitio de la ciudad por los nazis, con carteles de propaganda de la época con una destacada estética comunista. El Museo de Artillería (enfrente de la fortaleza de Pedro y Pablo) exhibe con orgullo el coche de Lenin y permite subirse en tanques y camiones de los años 40.

 

Para aquellos que prefiráis una perspectiva diferente de la ciudad, os aconsejamos el mercadillo de Udelnaya (está algo apartado pero se puede llegar en metro, parada Udelnaya) y permite hacerse con objetos típicos de la época por unos rublos (más caro si eres extranjero) , gorras, pines, condecoraciones y antiguos bustos de Lenin y Stalin, un lugar distinto en el que no encontrarás lujos ni sofisticación sino trastos de segunda…o tercera…o cuarta… mano, una vida auténticamente rusa y escasos turistas.


Otros dos museos interesantes sobre la época son el Museo KGB (su nombre oficial es Gorokhavaya 2, metro Admiralteyskaya), que ilustra las actividades de los servicios secretos soviéticos o la Casa Museo de Kirov (metro Petrogradskaya), que relata la vida cotidiana de los altos dirigentes de la época.

7. ADMIRARSE CON EL ARTE DE LOS EDIFICIOS RELIGIOSOS

En San Petersburgo podemos encontrar varias iglesias que no os podéis perder por nada del mundo; la que más nos impresionó es la iglesia del Salvador sobre la Sangre Derramada. Su curioso nombre es porque se mandó construir en el lugar donde el zar Alejandro II sufrió un atentado en 1881.

Se trata de una espectacular construcción con cúpulas multicolores a imagen de la famosa San Basilio de Moscú. Sus mosaicos interiores merecen por sí solos el precio de la entrada y nos atrevemos a decir que es uno de las visitas que más os gustarán de la ciudad. Existen otras iglesias como la inmensa Catedral de Kazán, con una columnata exterior inspirada en la de San Pedro del Vaticano. Nosotros no entramos porque había una interminable cola de turistas asiáticos así que no podemos opinar cómo era por dentro.

Otro punto de interés religioso es el monasterio de Alejandro Nevski; en sus cementerios están enterrados algunos de los rusos más famosos; los compositores Rimsky-Korsakov..¡exagerada su tumba!, Tchaikovski, Borodin, Mussorski… si sois unos enamorados de la música clásica no os lo podéis perder, así como los arquitectos que hicieron la ciudad.


Además en toda la ciudad existen iglesias ortodoxas, grandes y pequeñas, con espectaculares panes de oro en su interior o con decoración escasa; merece la pena entrar a alguna de las menos conocidas que os vayáis encontrando por el camino porque todavía se puede ver a gente rezando en su interior y a los inconfundibles “popes” ortodoxos de largas barbas y vestidos negros….una imagen cada vez más complicada de ver en otros lugares.

8. DISFRUTAR DE LA ¿NOCHE?

Una de las cosas que más nos sorprendió de nuestra estancia en la capital de los zares es que no se termina de poner el sol.

Estuvimos en el mes de julio y hasta las doce de la noche la claridad es casi absoluta;  después el cielo adquiere un tono azul oscuro hasta que a las cuatro o las cinco de la madrugada vuelve a brillar… esto hace que la vida “nocturna” sea muy importante.


Las llamadas noches blancas se disfrutan en la ciudad organizando conciertos, fuegos artificiales y sobre todo con mucha gente por la calle. Si estáis en la ciudad en el verano no dudçeis en disfrutar de las noches blancas, os encantará:)

9. ASISTIR A UNA REPRESENTACIÓN DE ÓPERA O BALLET

Los rusos siempre han tenido una sensibilidad especial para las artes escénicas y es que son muchas las representaciones de ópera, ballet, música clásica o teatro que se realizan en la ciudad;  los teatros Mariinsky y Mikhailovsky, el Teatro Estatal del Hermitage o la Shostakovich Phillarmoncia Bolshoy Zal son auténticos templos para los enamorados de este tipo de música.


¿No os termina de convencer? Probadlo, de verdad,, sólo con ver el ambiente ya merece la pena, además las entradas son bastante baratas, al menos en relación con los precios de España. Nosotros asistimos a un concierto de música clásica y nos encantó.

¿Cómo llegar a San Petersburgo?

Nuestro viaje a Rusia fue ya hace unos cuantos tos años y tenía una peculiaridad; como hemos comentado al inicio veníamos de la vecina Estonia, con lo que llegamos en tren en un viaje muy cómodo de unas 5 horas. Al llegar a la estación cogimos un taxi, en concreto un Lada (todo un honor poder montar en un Lada, hay que decirlo) de la época soviética que se movía con soltura entre el intenso tráfico de la ciudad.


La vuelta para España la hicimos desde el aeropuerto de Pulkovo hasta Barcelona con Vueling en vuelo directo. Hoy en día Aeroflot también vuela en vuelo directo entre España y San Petersburgo.

Gastronomía en San Petersburgo

La gastronomía rusa comparte algunas de las características de los países fríos, abundancia de sopas y carnes, destacando la sopa borsch, de remolacha y smetana (nata agria) o los blinis (tortitas)

Como principales guisados a base de carne, solomillo stragonoff o pescados como el esturión, salmón o lucio.

Un plato que no podemos dejar de recomendar y que, además nos encanta,  es el arenque; se trata de un pescado típico de los países del norte que en España apenas se consume. En San Petersburgo se utilizaba a diario, ya fuera ahumado o macerado en diversas salsas nos encantó y desde entonces lo intentamos conseguir en España de vez en cuando (Alcampo o Ikea). Aunque no es lo mismo, al menos podemos quitarnos el “mono”.

Nuestra recomendación para este viaje es:

  • Restaurante Palkin:, situado en un edificio histórico en plena Nevsky Prospekt y decorado con grandes lámparas y cuidados manteles, refleja con intensidad todo el alma de la gastronomía rusa: cangrejo real de Kamtchatka, ostras, caviar Beluga y por supuesto ¡Vodka!.

Pedimos esturión y solomillo stragonoff y de postre un helado casero que se preparaba en el momento ante la mesa con nitrógeno líquido, ¡un auténtico espectáculo para los sentidos!

Por lo demás en San Petersburgo es fácil comer lo que se desee ya que posee innumerables restaurantes a precios económicos.

Alojamiento en San Petersburgo

Como corresponde a una de las ciudades más grandes de Europa la oferta es amplísima y para todos los bolsillos.

Nosotros nos alojamos durante varias noches en el Park Inn by Radisson Nevsky, muy bien  situado cerca del metro, tren y la avenida principal Nevsky Prospekt.

Elegimos este hotel por su relación calidad/ precio así como por la fiabilidad que ofrecía ser una cadena internacional (en Rusia las autoridades son muy puntillosas en lo relativo a la concesión de visados y el establecimiento en el que te alojas debe realizar gestiones, que, en este caso, se realizaron gratuitamente).

Por lo que para este viaje si váis a San Petersburgo esta opción que os comentamos está genial.

Pequeños consejos si visitais San Petersburgo

Nosotros lo solicitamos en la de Barcelona y si no me equivoco, se pueden solicitar por correo. Las autoridades rusas son bastante exigentes con los visados con lo que no se puede acceder al país si al solicitar el visado no presentáis el listado de alojamientos con cartas de confirmación de los hoteles donde os vais a alojar firmadas y selladas por ellos mismos; es decir, a la hora de solicitar el visado ya tenéis que tener las reservas de los hoteles confirmadas, sino os lo denegarán.

Además exigen un seguro médico que específicamente diga que es válido para Rusia.

  • Metro: para moverse por la ciudad el metro es la opción más interesante; puntual, rápido y económico se puede disfrutar de sus estaciones, que, en sí, son auténticas obras de arte.
  • Idioma: es aconsejable “saber” algo de idioma cirílico, por lo menos conocer la equivalencia entre las letras rusas y las latinas, ya que, incluso en las zonas turísticas, muchos carteles sólo están en cirílico.
  • Rusos: los rusos NO están enfadados permanentemente, por más que en ocasiones pueda parecerlo, simplemente es su forma de ser, es bueno tenerlo en cuenta.
  • Aeropuerto de Pulkovo: los controles son bastantes exhaustivos, de hecho, es el primer aeropuerto donde nos hemos encontrado que los controles de seguridad están justo en la misma puerta, es decir, si un familiar quiere entrar al aeropuerto a despedir a otra persona, tendrá que pasar un primer control de seguridad antes de poder acceder al recinto.

En general la ciudad nos encantó. Otra cultura, otra forma de vivir, otras comidas diferentes y mucho mucho ambiente. Así es San Petersburgo, la ciudad de los zares. Os esperamos en nuestro próximo artículo ;)

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Si te ha gustado ¡compártelo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

¿Quieres ser el primero en tener los posts en tu inbox?

¡Suscríbete hoy mismo!

Deja un comentario

¡Espera! Estos viajes también te pueden interesar

Ice wine

Ice wine, una experiencia para el paladar en el Niágara Como os adelantábamos en el post sobre las Cataratas del Niágara una de las experiencias que más interesante nos pareció de nuestros días a Niagara-on-the-lake fue realizar un visita a una de las bodegas que han hecho posible que el valle del Niágara sea uno

Piazza Pretoria Palermo

Palermo

Palermo, Mediterráneo con mucha historia ¡Nos vamos a Sicilia…y de boda! Sí, así como lo oís y estamos eufóricos :) Nada más que mi querida amiga Alessandra nos comentó que se casaba, además de de alegrarme mucho por ellos, pensamos que sería la ocasión perfecta para aprovechar y dar una vuelta por la maravillosa Sicilia.

¿Escribimos los contenidos para tu marca turística?

¡Contáctanos sin compromiso!

Monument-Valley-Park2-Travelandfoodies

¡Suscríbete!

Prometemos enviarte los mejores contenidos :)